Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Top Ad

Últimas Noticias:

latest

 

Samuel Alejandro: mi gran anhelo es poder caminar


¡Sé que voy a caminar! Expresó con convicción el pequeño Samuel Alejandro Vega Mora, en un video que grabó y posteriormente publicó en las redes sociales, con el fin de encontrar aliados que le ayuden a cumplir su mayor sueño, levantarse de su silla de ruedas.
El videoclip que dura 1 minuto 23 segundos, ha permitido que se haga viral el llamado del pequeño Samuel, a “quienes lo conocen y no lo conocen”, para que lo reproduzcan y así le ayuden a obtener el apoyo de Teletón o del Instituto Roosevelt.
“Desde chiquito yo tengo una condición de la cabeza y los doctores le dijeron a mi mamá que no iba a poder hablar, ni mover las manos, pero eso es mentira, porque hasta ahora lo he podido hacer’, expresó Samuel con mucha convicción a través del video.
Samuel Alejandro de nueve años y estudiante de tercer grado, residente en el barrio Las Américas del municipio de La Plata-Huila, es un carismático niño, a quien los médicos le diagnosticaron hipoxia perinatal (falta de oxígeno que ocasiona parálisis cerebral) a los 8 meses de edad.
Desde entonces, sus valientes padres Luz Adriana Mora Cleves y Monsy Vega Liscano, no han descansado para brindarle a su hijo las mejores condiciones.
“Samuel nació normal, pero con el pasar de los días nos dimos cuenta que no evolucionaba como debería ser, entonces iniciamos tratamientos médicos en Bogotá, donde residíamos en ese momento. Allá, a los 8 meses le hicieron una resonancia la cual determinó que él había sufrido una hipoxia perinatal, le diagnosticaron parálisis cerebral”, cuenta la progenitora.
Fue en ese momento, cuando Luz Adriana y su esposo Monsy decidieron mudarse con sus dos hijos Melisa y Samuel al municipio de La Plata, de donde son originarios, pues Bogotá les resultaba una ciudad muy costosa.
“El tratamiento de Samuel empezó en Bogotá, y cuando llegamos a vivir a La Plata todo se hizo más difícil, pues los procedimientos toca hacerlos en Neiva, lo que hace que el tratamiento sea más costoso”, agregó la madre del menor.
Si bien, cuando los médicos le detectaron hipoxia perinatal a Samuel Alejandro, especificaron que él no iba a poder hablar ni tener ningún tipo de movilidad, su progenitora dice que a los tres años el pequeño se pudo sentar, empezó a hablar y es muy inteligente, desde entonces su gran sueño es poder caminar.
El calvario con Medimás
“Pienso que no ha podido caminar porque nunca se le han brindado las terapias que él necesita. Ya sea porque estamos en un pueblo, porque Medimás se demora en tramitar, en fin. Nosotros lo llevamos a terapias a Fisiocenter, pero la Eps, de 90 terapias autoriza 10 y las dejan día de por medio, aquí no están los aparatos, entonces no son unas terapias especializadas”, narró la progenitora.
Como Luz Adriana cuenta, las terapias que se le han brindado a Samuel no han sido especializadas, pero sí intermitentes, de ahí la decisión de llevar al pequeño a terapias particulares, iniciativa que no pudieron sostener por lo costoso de los procedimientos; ella labora como madre comunitaria y el padre es técnico en redes.
Actualmente los padres de Samuel se encuentran gestionando con la Eps valoraciones que determinen el estado del pequeño, para que le suministren una nueva silla de ruedas, la que tiene la recibió de Medimás cuando tenía 3 años, luego de que su progenitora ganara una tutela.
“Cuando Samuel tenía tres años yo entablé una tutela contra la Eps para que me dieran la silla de ruedas y la gané, pero él ya tiene 9 años, ahora la silla no solo es muy pequeña, sino que está dañada. Mi hijo llega al colegio a las 12 y sale a las 6, todas esas horas en la misma posición no le es cómodo y debería tener una silla que cumpla las condiciones”, enfatiza la madre.


Samuel Alejandro Vega Mora, sus padres y hermana.

“Samuel es muy colaborador”
Como un niño muy extrovertido, creyente y colaborador, describe Luz Adriana a su hijo.
“Samuel se levanta a las siete de la mañana, me ayuda a estar pendiente de los niños del hogar comunitario donde laboro, y en la tarde se va a estudiar. Él todo el día enfrenta retos, uno de ellos es ir a un colegio que no está adaptado para niños en condición de discapacidad”, afirma la orgullosa madre.
El optimismo es una constante en la familia de Samuel, y el pequeño guerrero lo expresa fervientemente, asegura que él podrá caminar, y que un día participará de las actividades de educación física en el colegio, y cuando sea grande, será un piloto de carreras.
Las palabras de Samuel Alejandro han sido escuchadas por miles de personas en las redes sociales, incluso trascendiendo el contexto nacional, lo que motiva el agradecimiento de su señora madre.
“Estoy agradecida con el pueblo colombiano y extranjero, porque ha sido muy grande la acogida que Samuel ha tenido. La intención de mi hijo es poder caminar, solo eso, y si por medio del video que él publicó podemos obtener ayuda para mejorar sus condiciones de vida, mucho mejor”, finalizó.
¿Cuál es la enfermedad de Samuel?
La hipoxia perinatal es una agresión al feto o al recién nacido (neonato) debido a la falta de oxígeno general o en diversos órganos. Su importancia fundamental es que puede contribuir a la aparición de parálisis cerebral y retraso mental.
Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el 71 por ciento de las muertes de infantes tiene lugar en la etapa neonatal (30 días después del nacimiento), siendo la hipoxia severa la causa del 29 por ciento de esas muertes en los niños de América Latina y el Caribe. El 25 por ciento de los neonatos que sobreviven presentan déficits neurológicos como epilepsia y parálisis cerebral.
Por eso, este hecho es considerado un problema de salud pública, más si se tiene en cuenta que algunos niños no presentan en exámenes clínicos o de imágenes diagnósticas evidencia de alteraciones en su sistema nervioso después de haber tenido episodios de falta de oxígeno.
“Por esa razón, estamos analizando cómo se comporta un marcador metabólico que aparece en sangre cuando hay daño cerebral. Este marcador tiene potencialidad para el diagnóstico del daño cerebral y permite conocer el pronóstico de cómo puede quedar ese bebé desde el punto de vista de su neurodesarrollo”, explica a El Tiempo, la médica cubana experta en bioquímica clínica Lilia del Riesgo, quien actualmente dirige el proyecto de Hipoxia Perinatal, que hace parte de una de las líneas de investigación del Grupo Bio-Bio, de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas de la Universidad del Rosario.
Esta segunda etapa del proyecto, que se realizará el próximo año, cuenta con recursos de Colciencias y del Grupo Bio-Bio de la Unidad de Bioquímica.

Las personas e instituciones que deseen apoyar a Samuel y famila, pueden contactar a sus padres al número de celular 3143962991.
Informaciòn de La Naciòn 

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Publicidad
Publicidad