Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Top Ad

Últimas Noticias:

latest

 

¿LE GUSTARÍA SER UNA EMPRESA BIC?


 En el mundo de hoy donde es fundamental tener un compromiso con el medio ambiente y con el entorno, sobresalen cada vez más las empresas cuyas metas están orientadas al logro de estos objetivos. A quien no le gustaría formar parte de una empresa que con sus acciones genere un impacto muy positivo en su región y en Colombia. Y es que quien se lo proponga, lo puede lograr a través de la transformación de su empresa a una empresa BIC, Sociedades de Beneficio e Interés Común.

Actualmente, son 733 empresas en Colombia que han realizado con éxito el proceso para convertirse en BIC y el Gobierno Nacional espera que para el 2022, 1.500 empresas ya hayan logrado hacer la transformación a Sociedad BIC. Las empresas que piensan no sólo en los resultados económicos, sino en el impacto social y ambiental, son las que están de moda y las que pueden ayudan con ese factor diferencial, a la transformación del tejido empresarial colombiano.

Con miras a lograr este propósito, se realizó en el mes de octubre la Cumbre 2030: Oportunidades para el Ecosistema de Impacto en Colombia, para generar acciones concretas y construir una hoja de ruta que permita avanzar hacia un modelo en el que la inclusión social y la sostenibilidad ambiental sean el centro de la economía, los negocios y el desarrollo productivo, pero sin excluir el crecimiento económico.

El PNUD, NAB Colombia y Sistema B, iNNpulsa y el Ministerio de Industria y Comercio y Confecámaras son los promotores de esta maravillosa iniciativa que busca ser un referente en la región, a través de la consolidación de empresas que busquen cumplir con la agenda de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y propendan por el bien de la sociedad y del ecosistema.

Este modelo de empresas BIC crece cada día en el mundo y nuestro país ingresó en esta importante transformación, con la Ley 1901 del 18 de junio de 2018 y el Decreto 2046 de 2019 que reglamentó esta Ley, y que creo el reconocimiento legal para que cualquier empresa existente o futura de cualquier tipo societario pudiera adoptar voluntariamente la condición de BIC. Con esta reglamentación las empresas tendrán un propósito social y ambiental que va más allá del beneficio económico de sus accionistas y cumplirán con estándares de gobernanza, bienestar de los trabajadores, bienestar de la comunidad y contribución al medio ambiente. Las empresas BIC también son conocidas como de triple impacto, híbridas o de beneficio. En Latinoamérica, países como Argentina, Brasil y Chile también están transformando sus empresas en empresas de triple impacto, y en el mundo, Estados Unidos, Italia, Reino Unido y España, también han adaptado sus legislaciones comerciales y societarias para dar paso a las BIC.

Y si su empresa se quisiera transformar en una BIC tendría grandes ventajas como: aumento de su valor reputacional en el mercado; una mejor relación de fidelización con sus clientes y proveedores, atracción y retención de su talento humano, mejores relaciones con las comunidades y el entorno ambiental, ingreso a comunidades con propósitos similares, acceso a beneficios económicos o tributarios por parte del Gobierno y atracción de inversión privada. ¿Y cuáles son algunos de los incentivos que ofrece el Gobierno? Primero, un portafolio diferencial de servicios, en materia de propiedad industrial, a través de la Superintendencia de Industria y Comercio, accediendo a tasas preferenciales para el registro de signos distintivos o nuevas creaciones. Segundo, líneas de crédito preferenciales que beneficiarán especialmente, a emprendedores y empresas que requieran capital para crecer. Tercero, beneficios tributarios para las empresas que permitan que sus trabajadores también sean accionistas.

Las empresas BIC anualmente miden, evalúan y reportan sus impactos a través de un reporte de gestión basados en estándares internacionales, que les da transparencia y credibilidad sobre su actividad. Se diferencian de las demás porque se comprometen a trabajar en cinco dimensiones: modelo de negocio, gobierno corporativo, prácticas laborales, prácticas ambientales y prácticas con la comunidad. En modelo de negocio adquieren bienes o servicios de empresas de origen local o que pertenezcan a mujeres o minorías y que implementen normas equitativas y ambientales; promueven las prácticas de comercio justo y ayudan a sus proveedores a salir de la pobreza. En gobierno corporativo, promueven la diversidad en la composición de las juntas directivas, equipo directivo, ejecutivo y proveedores, incluyendo a las minorías étnicas, personas de distintas culturas, diversas creencias religiosas, diferentes orientaciones sexuales, capacidades físicas heterogéneas y diversidad de género. Comunican a sus empleados, la misión valores y expectativas, y les dan a conocer sus estados financieros.

En lo referente a prácticas laborales, mantienen estándares de equidad y justicia en la remuneración de los empleados, dan subsidios para su capacitación y desarrollo profesional, crean opciones para que los trabajadores tengan participación en la sociedad a través de acciones. Propenden por el equilibrio entre la vida laboral y privada de sus empleados y su bienestar mental y físico. Promueven la flexibilidad en la jornada laboral y el teletrabajo, sin afectar su remuneración.

En prácticas ambientales, efectúan auditorias anuales sobre eficiencia en uso de energía, agua y desechos y divulgan los resultados; y capacitan a los empleados en la misión social y ambiental de la empresa. Supervisan la producción de GEI a causa de su actividad, implementan programas de reciclaje y reutilización de desperdicios, aumentan progresivamente las fuentes de energía renovable y motivan a sus proveedores a trabajar en estos mismos temas. Utilizan sistemas de iluminación energéticamente eficiente y promueven que sus empleados utilicen medios de transporte ambientalmente sostenibles. Y en las prácticas con la comunidad, crean opciones de empleo para población desempleada como jóvenes en riesgo, individuos sin hogar, reinsertados o exconvictos. Promueven los voluntariados y las actividades con fundaciones que realicen obras sociales en pro de la comunidad.

Definitivamente, gran paso el que dan las empresas comerciales al transformarse en Sociedad BIC, al tener un impacto muy positivo en la sociedad y en el medio ambiente. Prueba de ello son las 733 empresas que, a octubre de este año, ya los son y que tienen un triple propósito: crear valor económico, social y ambiental. Empresas como Corferias, Alqueria, Lácteos Campo Real, Imágenes Gráficas, Toynovo, entre otras 728 empresas BIC, grandes o pequeñas, de cualquier sector, tienen como base de su éxito empresarial no sólo la consecución de utilidades, sino también la contribución a la solución de los problemas sociales y ambientales de nuestro país.

Haz que tu empresa sea una empresa con propósito, una empresa que pertenezca a la nueva generación de empresas que buscan el desarrollo de la sociedad, de sus empleados y que apoyan al planeta en la lucha por el cambio climático. Si deseas ser una empresa BIC, acércate a la Cámara de Comercio de tu ciudad, allí te orientarán, te contarán que necesitas para transformarte y registrarte formalmente como BIC.

No hay comentarios

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Publicidad
Publicidad